viernes, 13 de mayo de 2016

EDUCACIÓN Y EVALUACIÓN II: EL MAESTRO TIEMPO

He aquí la 2ª parte de esta reflexión sobre la importancia de las EVALUACIONES EXTERNAS en el mundo escolar:
Gracias por vuestro tiempo.



 EL  "MAESTRO"  TIEMPO
 Empezaré compartiendo una frase que, durante algunos meses, dije a mis alumnos ahora en 6º de E.Primaria:
"Mi peor enemigo cuando estoy con vosotros es el tiempo"

Me refería al agobio de querer introducir en el horario escolar de mi aula y de mis "jabalís" el currículum, los ritos de entrada a clase, momentos de confidencias sobre aspectos de nuestras vidas, deberes, controles, exámenes institucionales, trabajos a revisar en clase, retos individuales y colectivos, momentos de descanso activo, escucha de conflictos y búsqueda de soluciones, actividades complementarias y transversales, días más o menos luminosos a la hora de trabajar con eficacia y respeto común, los buenos y malos momentos y la vida  que cada uno de nosotros trae, "comparte"   y se  muestra... a veces de forma sutil y otras como un tornado que, sobre todo a mí, me zarandea.
En fin...muchos matices.

Y es que parece que nuestro prestigio está unido al darlo todo y con buena nota ...
Ese agobio, esa sensación de no tener tiempo para "darlo todo" es una de mis tentaciónes a la hora de plantearme que es EDUCAR.
Cuando el tiempo me hace apurar y, al mismo tiempo, se hace pesado y fuente de conflictos y enfados también en mí...me hace pensar:
"¿Qué es lo que no estoy viendo?"

Y estoy aprendiendo a VER al tiempo desde otro espacio y conociendo a un maestro todavía más poderoso: 
LA  VIDA 
¿Cómo vivo mi vida?
¿La vivo apurado? ¿qué busco? ¿qué me molesta? ¿qué me hace disfrutar? ¿qué decisiones tomo? ¿soy constante para completarlas? ¿soy flexible para revisarlas?
¿Me paro a ver hacia dónde voy? ¿disfruto de parar y ver qué me presenta la vida?
¿Chapoteo en la superficie o trato de aprender a bucear por espacios no tan visibles?

Mi tiempo es sólo un aspecto del gran todo, una actitud ante los sucesos que se me presentan, una forma de actuar...más o menos profunda según me predisponga a ver más hondo o más superficialmente.
Para mí la educación es una rama que se alimenta de mi propia educación vital y luego se retroalimenta.

Por ello en la escuela me propongo lanzarme a poner el currículum racional al servicio de la GRAN MAESTRA VIDA, estando atento a cada circunstancia del tiempo escolar para aprender con SERENIDAD a saber VER, ESPERAR y ACTUAR de la forma más eficaz posible.
Y aprender que, mi tiempo, ha de estar en SINTONÍA CON EL TIEMPO DE CADA NIÑO, DE LA CLASE, DEL COLE, DEL ENTORNO ...porque, posiblemente, por mi poca visión tal vez me pierda aspectos  vitales para  EDUCAR GLOBALMENTE.
¿Cuántas veces los conflictos ocurren por nadar en la superficie de mi campo de visión y no en la profundidad del otro/s?

Creo que, desde esta perspectiva,  ahora les digo a mis alumnos con la humildad del que se equivoca:

    "Mi mejor maestro cuando estoy con vosotros es el tiempo"

Cuando disfruto de cada momento, sea cual sea el mensaje que traiga, cuando puedo "bucear" en ello y ver opciones nuevas que sean eficaces, cuando permito que los niños "CHAPOTEEN" y me siento relativamente tranquilo dejando hacer, cuando el tiempo se hace fluido y, al mismo tiempo, intenso... siento que estoy 
EDUCANDO PROFUNDAMENTE  

Estoy aprendiendo a creer que mi  verdadero prestigio está íntimamente unido a mi capacidad de  bucear serena y activamente en las misteriosas augas de mi vida y en las que comparto con mis "delfines bailarines" acompañándoles en su propio camino, sea cual sea y sin enfadarme más que lo mínimamente necesario...