martes, 6 de diciembre de 2011

CUANDO SOY FELIZ


Acabando el día de hoy ,me sentía sereno, tranquilo...
Hoy el día había transcurrido con normalidad.
Todo lo que había previsto hacer , se iba haciendo sin problemas.
Llegando a casa me dije: ¡Tranquilo, verás como mañana no te encontrarás tan bien !
Ese pensamiento fugaz, me dió que pensar...
Considero un día feliz ... ¡ aquel que no ha ocurrido nada especial que recordar !
-Seguro que, en unos días -me dije- ni recordaré nada de lo que hice hoy y , sin embargo, me siento bien .

Pero un sentimiento se coló sin permiso entre los otros y dijo:
¿No te parece triste que te sientas feliz porque todo ha salido más o menos como cualquier dïa?
Los hermanos de este pensamiento también hicieron piña y dijeron:
¿Y si hoy hubiese sido un día de conflictos...a que te sentirías mal?

-Ya entiendo, ya entiendo-dije- ya sigo yo lo que queda de trayecto.
¡Qué poco acostumbrados estamos a saber que hacer con los sucesos que nos depara la vida!
Cuando los sucesos nos son más o menos los previstos y la vida nos regala su sonrisa de manos de algo o alguien ... pensamos :¡Disfruta , que no sabes cuanto durará!
Cuando la vida pone un velo gris ceniza, es fácil que vayamos arrastrándola como podamos, esperando que mañana brille el sol.
Me dije:
Acabas de escuchar en la radio la noticia de que en Europa están en peligro de extinción un quince por ciento de plantas y aves y parece ser que hay plantas de uso alimenticio para la población que pueden sufrir algún tipo de plaga (no recuerdo exactamente si se refería en concreto a la avena, la lechuga y/o la remolacha azucarera) y... no muestras ningún gesto de contrariedad .
-Ese es el gris indiferente que parece que no nos habla a nosotros-pensé- existe sólo en la voz del locutor en la radio.
Y es que :
Este día sólo será feliz cuando yo decida como hábito vital y permanente decidir lo que hacer con lo que recibo .
He decidido que soy feliz cuando me indigno y decido una acción concreta para ...YA.
Soy feliz cuando el velo gris del día lo imagino justo por debajo del cielo donde todo es perpetuo y donde lo que ocurre son momentos a vivir, no importan como sean: El color lo pongo yo.
Decido que el poder de pintarlo es mío.Y, si llueve, entiendo que seré feliz bebiendo su zumo.Saciando mi sed.
Y si no pasa nada especial...pues ,depende, puedo dejarme llevar y hacer como que veo crecer la hierba a su ritmo o, tal vez, pensar en hacer un a locura...Ya mismo.
Soy feliz cuando algún fantasma hace su ronda y decido decirle ¡cuánto tiempo sin vernos! ¡En fin, a ver si quedamos algún otro día que no sea sólo para una boda o entierro!
Decido ser feliz... cuando me muevo o me quedo quieto con otra visión.
Decido ser feliz , pase lo que pase por mi interior.Porque puedo ser otra cosa...ahora mismo, más allá del día que haga fuera.

GRACIAS